; charset=UTF-8" /> Ventajas Cirugía Miopía e Hipermetropía | CIRUGIA LASER OCULAR

Ventajas Cirugía Miopía e Hipermetropía

La cirugía láser tiene innumerables ventajas para corregir la miopía o la hipermetropía. Estas ventajas hacen referencia a la mejora de la visión que se consigue gracias la cirugía láser y a lo sencilla y rápida que resulta la operación en sí.

Ventajas de la Cirugía de Miopía e Hipermetropía para el Paciente

En primer lugar, mencionaremos las ventajas que tiene la cirugía láser para el paciente y como esta operación mejora considerablemente la calidad de vida del paciente, corrigiendo su miopía, hipermetropía o astigmatismo

  • La cirugía para la miopía o hipermetropía permite que el paciente no deba utilizar gafas después de la operación. Durante la operación, el oftalmólogo corrige completamente el problema de visión que tiene el paciente (miopía o hipermetropía), por lo que ya no necesitará utiliza gafas o lentes de contacto después de la operación. En la mayoría de los casos, el paciente consigue una excelente agudeza visual. Cuanta más alta es la graduación, mayores son los beneficios, ya que el cambio es más drástico. Pero en aquellos casos en los que el paciente tiene un grado de miopía o hipermetropía muy elevado, el oftalmólogo deberá confirmar antes si el paciente necesitará gafas después de la operación. Esto dependerá del grado de miopía y de las características del paciente.
  • El paciente consigue un importante beneficio estético. En líneas generales, una persona que se opera los ojos, no necesitará llevar gafas después de la operación. Este aspecto tiene importante beneficios estéticos. Esto es especialmente importante para aquellos pacientes que tienen una graduación muy elevada y que deben utilizar gafas muy gruesas y con mucho aumento. Es importante señalar que en algunos casos, y cuando la graduación es muy elevada y en determinados casos, después de la operación puede seguir siendo necesario el uso de gafas. Su oftalmólogo deberá indicárselo en la visita previa a la operación. Pero aún en estos casos, la cirugía de miopía representará un importante beneficio estético, ya que la persona podría utilizar gafas graduadas mucho más finas y de mucha menor graduación que las que llevaba antes.
  • Sensación de Independencia y de libertad. Otra gran ventaja de la operación de miopía es que al no tener que utilizar más gafas o lentillas, el paciente ya no tendrá que acordarse de llevarse las gafas de un lado para otro, o si utiliza lentes de contacto, no tendrá que limpiarlas todos los días. Tal y como señalan muchas personas que han pasado por la cirugía láser, después de la operación sienten una bonita sensación de libertad e independencia. Después de la cirugía, ya no dependen de las gafas o de las lentes de contacto para el día a día y se sienten autosuficientes. 

Aunque hay diferentes técnicas quirúrgicas que se realizan hoy en día para corregir los errores refractivos de la vista, la corrección refractiva con láser se ha convertido rápidamente es uno de los métodos tecnológicos más avanzados, especialmente para la Academia Americana de Oftalmología de San Francisco. Los doctores aseguran que permite un altísimo grado de precisión, difícil de conseguir por otros métodos.  

Las ventajas que tiene la cirugía en sí, son: 

  • Se trata de una cirugía simple. Se trata de una operación muy simple, que no requiere anestesia total y que dura muy poco tiempo. Sumando los preparativos, la cirugía láser no suele superar los 20 minutos por cada ojo.
  • No requiere hospitalización. La cirugía láser para corregir la miopía o hipermetropía no requiere de un período de hospitalización. Después de la operación y tras la primera visita con el oftalmólogo que se tiene poco después de la intervención, el paciente puede irse a su casa.
  • Rápida recuperación. El tiempo de recuperación después de la cirugía láser es relativamente corto. Por lo general, el día siguiente a la operación, el paciente puede volver a sus actividades y quehaceres sin mayores inconvenientes, pero tomando ciertas precauciones.
  • No provoca dolores. La cirugía láser no suele provocar ni molestias ni dolores. Algunos pacientes experimentan un poco de dolor o malestar durante el primer día y en las horas que siguen a la operación, pero éstos desaparecen al poco tiempo.
  • Poco riesgo. La cirugía láser para corregir la miopía o hipermetropía es una operación que no conlleva demasiados riesgos para el paciente. 

 

Seleccionado por
Flesko